EL SUEÑO DE ARIADNA

Un sueño real de una Ariadna, reflejo de otras muchas, que se enfrenta al reto de reconducir su camino sin dejarse vencer por el fatalismo.

Una noche de invierno, cansada de penar, sin ganas ni motivos para vivir, me dispuse a ir a dormir para así acabar con el largo dia.

Entonces, ocurrió un suceso que decidió mi destino. Un hecho surrealista, que después tuve que meditar para asi poder encontrarle un sentido, convencida de que ocultaba un mensaje importante.

Soy Ariadna y este es mi sueño:

file5191276294984.jpgCon ese increíble poder que sólo los sueños pueden brindar, pude verme desde las alturas, estaba detenida al final de un largo camino. Observaba ante mí una enorme cruz de piedra, muy antigua, que yacía en medio de un gran espacio, y atisbé dos senderos. Confundida, miré tras de mi y pude ver, como si de una linea cronológica se tratara, mi vida. Todos aquellos hechos desgraciados que me habían acaecido hasta el momento. Me embargó de nuevo la gran tristeza que me produjo la falta de amor en el hogar de mi primera infancia. Cómo eché a perder mis sueños de juventud en pro de amistades cuyo único propósito era el de divertirse como si el mañana no existiera. El dolor de mi madre al saberme embarazada siendo aún adolescente.

Aquellos terribles recuerdos… los que conservo de la convivencia con el padre de mi criatura. Oía de nuevo sus insultos y sentía otra vea sus golpes sobre mi cuerpo… miedo. Esa terrible sensación que me envolvía otra vez al recordar el día en que decidí huir, en la oscuridad de la noche, únicamente con mi hija en brazos, dejando atrás mi casa y mis bienes. Cosas materiales que en ese momento perdían todo su valor.

Pude ver cómo, tras vagar durante horas sin saber que hacer, dejé a mi chiquitina a cargo de la familia, con la promesa de regresar pronto a por ella. Su llanto aún resonando en mis oídos al ver cómo me alejaba…

Pero la vida decidió que podia ser aún más cruel.

De repente, durante el sueño sentí cómo caía dentro de un abismo que parecía no tener fin y mientras descendía en esa profunda oscuridad volví a verme, errante, en un infierno. Influenciada por la maldad de un ser humano que me arrastró a una vida de pecados. Drogas… enemigo cruel capaz de lograr que te evadas de una triste realidad. Drogas… enemigo que todo te arrebata.

Dormida aún, temblaba, presa del miedo y el horror que mi sueño Me producía, incapaz de despertar.

Sola, sin al amor de mis hijos, sin hogar, sin futuro, miré hacia adelante, en dirección al enorme cruceiro que intentaba decirme algo. Me fijé en los dos senderos que ante mí tenía.

file0001458849691

Pude ver que uno terminaba bruscamente y solo llevaba a la destrucción y finalmente la muerte. El otro, largo, extenso, con innumerables curvas, lleno de obstáculos, de retos, repleto de circunstancias en la cuales era importante ser capaz de tomar las decisiones correctas y exigía alejarse de todo aquello que fuese dañino para mí. Se oían risas,  canciones, se sentía paz y serenidad. Y me vi, esta vez junto a mi familia, a mis hijos, ya no estaba sola, no había llanto. No existía el dolor tal y como le conocia hasta entonces. Ya no sentía frío.

Desperté, y tras de una breve meditación sobre lo que acababa de ver, limpié mis lágrimas, coloque mi mochila sobre los hombros y, cruzando ese gran espacio, pasando junto a una enorme cruz de piedra, tomé el camino extenso y difícil y caminé.

Soy Ariadna y éste fue mi sueño

ARIADNA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s